En mitad de un mundo totalmente tecnificado e informatizado, quedan algunas comunidades que prefieren huir de este modo de vida. Los amish son, sin duda alguna, los que más han llamado la atención mediática desde hace décadas (protagonizan películas, libros, series…).

Los amish rechazan prácticamente toda la tecnología, usándola solo cuando es necesario de verdad. En Wired han podido entrevistar a algunos miembros de la comunidad para hacerle preguntas al respecto. Y estas son las conclusiones que han sacado.

Por ejemplo, cuando un miembro de la comunidad amish utiliza una tecnología como un smartphone o un teléfono móvil, se considera de mala educación hacerlo de forma ostentosa. Según explican, la visibilidad del uso de la tecnología digital debe minimizarse en un esfuerzo por mostrar respeto por los valores compartidos por los amish, la herencia y la tradición.

granja amish

Un hombre de la comunidad ‘amish’ arando la tierra en Lancaster, Pennsylvania.

Getty Images

La periodista explica que sus entrevistas le demostraron que incluso los más avanzados y avispados adoptantes de las nuevas tecnologías digitales creían firmemente que debían utilizar las tecnologías de forma que reflejaran los valores y las opciones de estilo de vida amish.

Lo hacían como muestra de respeto hacia la iglesia y sus miembros. Del mismo modo, los usuarios de las bibliotecas amish consumen la información y los medios de comunicación de una forma que, en general, se ajusta a los valores amish.

En lugar de poseer medios de comunicación o pagar por un acceso ilimitado a los “contenidos mundanos”, los amish acuden a la biblioteca, lo que hace que el acceso sea temporal e inconveniente en comparación con la opción de poseer contenidos.

lancaster, familia amish

Getty Images

Como observadora externa, la periodista opina que las nuevas formas de utilizar las tecnologías digitales y de acceder a la información no parecen indicar que la desaparición de los vínculos y la cultura amish esté en el horizonte.

Por el contrario, las limitaciones sociales informales parecen más poderosas para regular el comportamiento y proteger la autonomía cultural que las normas comunitarias ratificadas por la iglesia.

Ciertamente, estas fuerzas son compatibles y trabajan juntas para moderar la asimilación de los amish al mundo exterior, como se ha señalado anteriormente. Además, hay muchos puntos de conexión apreciados, no relacionados con la tecnología, que ayudan a mantener la comunidad unida.

¿Qué es Foodtech o tecnología de los alimentos?

¿Qué es Foodtech o tecnología de los alimentos?

Entre ellos se encuentran los servicios religiosos a pequeña escala que se celebran en el hogar, el tiempo para almorzar y convivir después del servicio, y una historia, herencia, idioma y valores comunes compartidos.

Todos estos elementos actúan como símbolos que muestran la lealtad y la deferencia a la iglesia amish. Funcionan para definir y reforzar los límites geográficos e informativos en evolución que separan a los amish de los no amish y actúan como marcadores de la identidad del grupo, ayudando a los miembros de la comunidad a sentirse arraigados y conocidos.