Pekín lleva mucho tiempo desaprobando los juegos y las apuestas, habiendo prohibido la venta de consolas desde 2000 hasta 2015, exigiendo a los jugadores que se registren para jugar con sus nombres reales y el año pasado etiquetó los juegos como opio espiritual. 

A esto hay que añadirle que el juego entre los menores está restringido a solo tres horas a la semana. Todo esto ha dado a multitud de trucos por parte de los jóvenes para tratar de esquivar estas restricciones.

Dentro de esta limitaciones, China exige a los editores de videojuegos que obtengan la aprobación reglamentaria antes de su lanzamiento, y la NPPA dejó de concederla repentinamente en julio de 2021. Antes del cese, se aprobaban entre 80 y 100 videojuegos al mes. El último lote, publicado en julio, contenía 87 títulos.

6 películas y series basadas en videojuegos que tienes disponibles ahora mismo

7 películas y series basadas en videojuegos que tienes disponibles ahora mismo, y 4 que se están rodando

Todo esto, lógicamente, sin avisar a las empresas desarrolladoras, que ya tenían multitud de títulos listos para lanzar.

La historia es que no está del todo claro el porqué han vuelto a aprobar licencias de videojuegos, pero el gobierno chino declara repetidamente que quiere una industria tecnológica sana que cree un entorno online respetuoso y civilizado.

Pues bien, con todo esto como base, las autoridades han llegado a un acuerdo a través de la Administración Nacional de Prensa y Publicaciones de China (NPPA).

VIDEO

¿Sabes qué es Unity?

Los nuevos títulos aprobados, 45 en concreto, proceden de los fabricantes de videojuegos Lilith Games, Baidu, XD y Seasun Entertainment. Sin embargo, cabe destacar que en esta lista no entran dos de los grandes: ni NetEase ni Tencent (desarrollador del juego en línea Honor of Kings que cuenta con más de 100 millones de usuarios activos).

Esta decisión gubernamental vuelve a llenar de oxígeno a empresas que casi rozaban la quiebra. Cerca de 14.000 estudios vieron en 2021 como la falta de ingresos les obligó a cerrar para siempre.

Puede que este cambio surja debido a la gran pérdida de ingresos. Tencent, cayó un 5%, lo que equivaldría a casi 18 puntos o a 18.000 millones de euros. Sin embargo, el control institucional sobre la industria del videojuego sigue latente y esto parece que es una simple apertura sobre un control extremo.