El magnate Elon Musk ha amenazado con retirarse de su multimillonaria oferta (44.000 millones de dólares) de compra del gigante de las redes sociales Twitter, según una carta enviada por sus abogados este lunes.

En esta carta el multimillonario dijo que había pedido repetidamente a Twitter que enviara datos sobre cuentas falsas y bots de spam en la red social. Y es que, este considera que las cuentas falsas representan una proporción mucho mayor que el menos del 5% del que se habló (afirma que las cuentas falsas en Twitter podrían llegar al 20%.).

Según informa el equipo de abogados de Elon Musk, describen este hecho con un incumplimiento material del acuerdo de fusión, por lo que este podría, tanto no consumar la transacción, como rescindir el acuerdo.

Con todo esto sobre la mesa, la respuesta de Twitter fue clara. Publicó lo que llamó detalles de la oferta de adquisición de Musk que parecían mostrar que este no se interesaba por este asunto antes de lanzar su oferta. 

Pese a todo esto, parece que el tema de las cuentas falsas va a ser el punto central para que todo siga en pie. El multimillonario parece tener fijación por este asunto tan concreto. Musk se autodefine como un absolutista de la libertad de expresión, así que parece que no va a cesar en su intento.

Cargador inalámbrico de Tesla

Tesla no son solo coches: estos son todos los productos que vende Elon Musk

¿Qué ocurriría si Musk rescinde el acuerdo con Twitter?

Esta es una pregunta que se viene planteando casi desde los inicios. Sin embargo, ahora que este acuerdo queda en suspenso hasta que se solucione este problema, parece que tiene aún más sentido planteársela.

En caso de que Musk abandone el acuerdo, podría tener que pagar una cuota de ruptura de 1.000 millones de dólares. Muchos analistas consideran toda esta trama un intento de renegociar el precio (incluso si Twitter proporciona los datos solicitados).

Esto sería a nivel Twitter-Musk, sin embargo, parece que donde realmente afectaría sería en las acciones de sus dos grandes empresas, Space X y Tesla. Los precios de esta última, que se dispararon a más de 1.000 dólares, han vuelto a caer en los últimos meses y están de nuevo por debajo de 700 dólares.