Los coches eléctricos han venido para quedarse, y son una de las principales bazas a la hora del desarrollo de los países, que ven en este tipo de vehículos una de las vías para intentar reducir lo máximo posible la contaminación.

Uno de los principales incovenientes que tiene este cambio generacional de transición hacia los coches eléctricos tiene que ver con la infrastructura. Para el uso de este tipo de vehículos, como en su día pasó con las gasolineras, es necesario dotar de una gran cantidad de puntos de carga para los mismos.

La Unión Europea lleva ya dos años legislando para acelerar este proceso, incluso con una propuesta para prohibir los motores de combustión interna en 2035. Con ello hay varios paises que se han adelantado y han invertido en esta transicción, pero España sigue estando a la cola de ellos.

Es por ello, que el 1 de enero del 2023, y gracias a la entrada en vigor del Real Decreto Ley 29/2021, el gobierno de España piensa dar un empujón necesario a solventar estos problemas de infrastructuras.  

VIDEO

Coche eléctrico de Sony

En pos de mejorar notablemente en la escasez de puntos de cargas para baterías, este Decreto Ley anuncia que antes del 1 de enero de 2023, todos los edificios de uso distinto al residencial privado que cuenten con una zona de uso aparcamiento con más de veinte plazas deberán contar con una estación de recarga por cada 40 plazas de aparcamiento o fracción.

En caso de que el número de plazas de aparcamiento supere los 1.000, se añadirá una estación de recarga más por cada 100 plazas adicionales.

Tesla

Tesla libera sus cargadores para todos los usuarios con coches eléctricos en España

Quedan excluidos de añadir estos puntos de recargas los edificios protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado o a razón de su particular valor arquitectónico o histórico, en caso de que la instalación de los mismos pudiera alterar su aspecto o carácter de forma inaceptable.

Estos puntos de carga además tendrán que cumplir al completo la normativa vigente en cuanto a reglamentos de seguridad industrial que se determine en su momento.

El hecho de que se obligue a añadir estos puntos de recarga quedando prácticamente medio año para cumplir con el plazo del Decreto Ley provocará un gran movimiento en todo el país, y sabiendo la gran cantidad de aparcamientos públicos con los que contamos hará que estos ya sean una realidad.