El verano es uno de los momentos del año preferidos por la población para viajar y conocer nuevas culturas, ciudades y personas. Pese a que puede que sean los meses preferidos para todo el mundo, también son los meses en los que las estafas online se multiplican debido al hecho de que casi todas las personas están buscando gangas para irse de vacaciones.

Y, es que, estas gangas a veces son verdad y otras veces no lo son tanto. De hecho, suele ser normal encontrarse con ofertas que son demasiado buenas para ser verdad y, cuando esto ocurre, lo mejor es tener un enfoque prudente al respecto. Incluso teniendo precaución a veces resulta imposible no caer en los engaños.

Nosotros queremos que no caigas en ninguna estafa a lo largo de este verano y por ello vamos a darte una serie de consejos que puedes aplicar en todo momento. De hecho, estos consejos están pensados para situaciones concretas que se dan a lo largo de los meses de calor como, por ejemplo, el alquiler de viviendas de vacaciones. Empezamos.

El primer consejo es básico, pero incluso hoy en día no se cumple. Si te llega un enlace a algún tipo de página web mediante un correo electrónico que no te esperas o que no parece oficial, no hay que hacer clic en ese enlace porque lo más probable es que estén intentando robar toda la información que tengas.

Consejos policía casas

Al comienzo de estas líneas dejábamos claro que hay situaciones que se dan a lo largo de todo el verano como las ofertas de alquiler de viviendas de vacaciones que parecen salidas de un cuento por precios irrisorio. No hace falta que digamos nada, pero está claro que este tipo de ofertas son estafas pensadas para robarte dinero de una forma descarada.

Distinguir una oferta de alojamiento verídica de una que no lo es resulta bastante más complicado de lo que parece. Y, es que, a veces para conseguir llevar a cabo el timo lo que hacen estas personas es colocar la cantidad de imágenes justas para llamar la atención, pero sin que destaque y parezca un timo.

En estos casos lo mejor es fijarse en los pequeños detalles: la calidad de redacción de la descripción, la calidad de las fotografías ya que si están llenas de píxeles posiblemente hayan sido sacadas de internet, aunque el mayor indicativo suele ser la conversación con la persona y lo dispuesta que esté a enviar fotografías nuevas.

Los dos últimos consejos van de la mano, el primero es tener siempre una contraseña segura y el factor de verificación en dos pasos activado para que así, en caso de conseguir robar ciertos datos, lo tengan más complicado para acceder completamente a la cuenta. De hecho, el factor de autenticación es una barrera de protección importante.

El último consejo es simple, siempre hay que utilizar la plataforma de pago del propio servicio y desconfiar de cualquier persona que te contacte diciendo que pagarás menos enviando el dinero mediante otros medios. Al utilizar medios de pago diferentes lo más probable es que no exista forma de reclamar en caso de timo.