Como bien sabes, esta semana los legisladores de la Unión Europea acordaron nuevas propuestas para obligar a los fabricantes de todo tipo de productos tecnológicos, desde smartphones y auriculares pasando por las tabletas, a utilizar el mismo puerto de carga universal: USB Tipo-C.

El plan es que las nuevas normas entren en vigor en otoño de 2024, después de lo cual estos dispositivos que se cargan con un cable tendrán que hacerlo a través de un puerto USB-C integrado.

Es probable que el mayor impacto de esta legislación recaiga sobre el iPhone de Apple. Mientras que el resto de la industria de los teléfonos inteligentes ha adoptado sin queja el USB-C como un puerto de carga único y estandarizado, Apple se ha mantenido firme con Lightning.

iPhone conector Lightning

Getty Images

Este, para quien no lo sepa, es el conector propietario que introdujo con el iPhone 5 en 2012. Y la legislación de la UE podría obligarla a cambiar tras 10 años ininterrumpidos.

La normativa de la UE es solo un acuerdo provisional por ahora y deberá ser aprobada por el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo antes de que sea oficial. Se espera que eso ocurra después del receso de verano, que termina el 1 de septiembre.

Entrará en vigor 20 días después, y la mayoría de los fabricantes tendrán entonces 24 meses para cumplirlo, de ahí la fecha de cumplimiento de otoño de 2024.

La excepción son los ordenadores portátiles, porque el tipo de cargadores USB-C de alto voltaje que requieren estos dispositivos son menos habituales que los cargadores de teléfonos. Estos tendrán 40 meses, lo que nos lleva aproximadamente a principios de 2026.

VIDEO

Análisis iPhone 13 Pro y iPhone 13 Pro Max

Los últimos borradores públicos de la legislación propuesta especifican que el conector USB tipo C utilizado para la carga debe permanecer “accesible y operativo en todo momento“, lo que significa que es poco probable que Apple pueda solucionar la papeleta con un adaptador en la caja.

Y tiene lógica, ya que esto se debe a que las normas de la UE están diseñadas para reducir los residuos electrónicos, con una norma de carga universal que, con suerte, permitirá reutilizar más cargadores en lugar de que acaben en los vertederos.

La UE calcula que las normas podrían reducir 12.000 toneladas de residuos electrónicos al año y ahorrar a los clientes 250 millones de euros en compras innecesarias.

iPhone 13 mini
Jeremy Bezanger

Unsplash

Las dos opciones que tiene Apple para cumplir la normativa europea

Apple podría fabricar iPhones con USB-C y enviarlos exclusivamente a la UE, pero dado el énfasis de Apple en la eficiencia de la cadena de suministro, que le lleva a vender una estrecha selección de dispositivos muy similares en todo el mundo, ese enfoque parece poco probable.

Hay al menos una forma en la que Apple podría evitar tener que enviar puertos USB-C en sus teléfonos, y es gracias a la carga inalámbrica. La legislación actual de la UE solo se refiere a la carga por cable, así que si un teléfono solo se cargara de forma inalámbrica, podría evitar por completo la norma.

iPhone 13

Nuevos informes confirman que el iPhone 14 llevará el chip A15 (iPhone 13) con una sola excepción

Se trata de una distinción teórica, ya que los teléfonos sin puerto no existen realmente fuera del ámbito de un par de teléfonos conceptuales y trucos publicitarios. Pero es importante, porque se rumorea que Apple ha considerado seguir ese camino con el iPhone.

Estos rumores han estado pululando desde que Apple introdujo el estándar de carga inalámbrica MagSafe con la línea del iPhone 12. Pero ya se ha descartado. De momento nos toca esperar, veremos con qué jugada responde Apple, pero parece que van a tener que pasar por el aro.