AMD y ATI Technologies ULC (quienes hacen estos componentes) han presentado una queja ante la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos (USITC) en la que denuncian que Realtek Semiconductor y TCL Industries Holdings han violado cinco patentes.

La USITC anunció que investigaría determinados sistemas gráficos, componentes de los mismos y televisores digitales con componentes de Realtek, con sede en Taiwán, y de TCL Industries Holdings, con sede en China/Hong Kong.

Todos los productos que supuestamente infringen las patentes se importan a los EE. UU. para su venta, por lo que entran en el ámbito de influencia de la USITC.

AMD

AMD

AMD y ATI presentaron la denuncia el 5 de mayo de 2022, solicitando una orden de exclusión y órdenes de cese y desistimiento para la venta de los productos. La USITC anunció la investigación el 1 de junio.

AMD y ATI Technologies ULC (que AMD adquirió en 2006), alegan que Mediatek y TCL Industries violaron cinco patentes que cubren varias tecnologías gráficas. 

Las patentes de ATI incluyen técnicas de descompresión de texturas, una arquitectura de procesamiento de gráficos con un shader unificado y un sistema de procesamiento de gráficos multihilo.

Las patentes de AMD cubren un método y un sistema para sincronizar datos, y una patente que cubre una unidad de procesamiento que permite el envío de tareas asíncronas.

Made in China tiene los días contados

China sale al rescate de Rusia para sobrevivir al bloqueo de AMD e Intel

La investigación trae recuerdos de otra investigación de la USITC desencadenada por AMD y ATI allá por 2017. Esa investigación se centró en las infracciones de patentes de LG, Vizio, Mediatek y Sigma Designs, la mayoría de los cuales llegaron a un acuerdo con AMD.

Sin embargo, AMD acabó demandando a Mediatek por violar varias de sus patentes. La demanda de AMD y ATI afirma que Realtek y TCL Holdings violaron la sección 337 de la Ley Arancelaria de 1930. La USITC dará una fecha límite para la finalización de la investigación en un plazo de 45 días.  

De momento, lo que se puede confirmar es que esto no será un nuevo “caso Huawei”, ya que aquí no hay una investigación por supuesto espionaje, sino una demanda muy habitual de violación de patentes. En caso de confirmarse, el procedimiento habitual es retirar esos productos, nada más.