Hace unas décadas, lavar la ropa implicaba transportar la colada y los utensilios de limpieza durante kilómetros hasta el río más cercano, arrodillarse en el suelo un buen rato para frotarla y lavar a mano, y volver con ella a casa para tenderla.

Ahora solo hay que llevar la ropa a la lavadora, a unos pocos metros de distancia. Pero nos hemos vuelto tan comodones y malcriados, que para muchos padres y madres conseguir que sus hijos lleven la ropa sucia a la cesta o la lavadora, en lugar de dejarla tirada por el suelo o en las sillas, es una batalla perdida.

La solución se llama Laundry Jet, un sistema de aspiración que “se come” la ropa sucia, y la lleva directamente a la cesta de la ropa. Puedes ver cómo funciona en este vídeo:

VIDEO

[CH] Laundry Jet

La idea que hay detrás es sencilla, pero a nadie se le había ocurrido antes. Quizá porque no es sencilla ni barata de implementar.

Se trata de un sistema de aspiración que recorre toda la casa, a través de unos tubos. La idea es que cada habitación con ropa tenga su propio tubo, pero se pueden usar los que se deseen.

Esto tubos terminan en la pared, y tienen una pequeña portezuela que se puede abrir con un sensor, o con el clásico picaporte manual.

Cuando se abre la pequeña apertura, se pone en marcha un sistema de aspiración con potencia suficiente para aspirar cualquier prenda de ropa que metamos, y llevarla hasta una cesta junto a la lavadora. Cuando cerramos la portezuela, el aspirador se apaga.

Lavadora

Las mejores lavadoras de 2022: guía de compra para elegir el mejor modelo para ti

En un sistema bastante práctico que permite enviar la ropa desde cualquier habitación hasta la sala de la colada. A los niños les costará menos usarlo, e incluso les resultará divertido, mientras que las personas encargadas de lavar no tendrán que ir habitación por habitación recogiendo ropa sucia de los demás.

Lógicamente en un piso no tiene mucho sentido, pero en casas grandes con varias plantas como las que tienen los norteamericanos, sí ahorra bastante trabajo.

El único hándicap es que para usarlo hay que instalar tubos que recorren toda la casa, y es una obra cara. Además el producto en sí, no es barato. Laundry Jet cuesta entre los 2.500 y los 15.000 dólares, en función de la longitud de los tubos, la potencia del sistema de aspiración, el número de entradas, etc.

Parece una buena solución para implantar en casas nuevas, durante su construcción.